TOMA ESTO Y REDUCE LA PRESIÓN ALTA DE FORMA RÁPIDA Y COMPLETAMENTE NATURAL

Uno de los asesino silenciosos, tal como muchos la llaman es la presión arterial. Las razones de causa de la misma es no tener mucha actividad física y estar sometidos a nivel de estrés muy alto.

Se le llama presión sistólica a la presión más alta de cada uno de los latidos del corazón y se le llama a la más baja presión diastólica. La presión normal que tienen la mayoría es en un promedio 120/80, sin embargo cuando se entra a uno edad mayo puede aumentar a 160/90.

5 REMEDIOS CASEROS CONTRA LA PRESIÓN ALTA

TOMA ESTO Y REDUCE LA PRESIÓN ALTA DE FORMA RÁPIDA Y COMPLETAMENTE NATURAL

CEBOLLA, AJO Y LIMÓN

Pelar y cortar en pequeños trozos la cebolla y el ajo y exprimir un zumo de limón. Poner en agua todos los ingredientes y dejar reposar durante la noche. Al otro día cuela el zumo y se lo bebe antes del desayuno por 9 días.

BERENJENA

Lavar y cortar una berenjena. Colocar con todo y cáscara en una licuadora junto con un vaso de agua. Licuar por unos instantes. Colar y tomar durante 10 días tomar en ayunas. Este remedio no es recomendable para las personas que sufren de tensión baja.

ESPINACA Y LIMON

Verter en una licuadora, previamente lavada y picada, 50 gr de espinacas, el jugo de un limón, 1 cucharadita de miel y un vaso de agua. Batir por unos instantes. Tomar un vaso cada tercer día.

HOJAS DE OLIVO

Cocer un puñado de hojas de olivo en un litro de agua, colar y guardar en un recipiente. Beber uno o dos vasos al día.

HOJAS DE MANGO

Verter en una taza de agua que esté hirviendo dos hojas de mango, previamente lavadas. Tapar y dejar refrescar. Tomar dos tazas de esta infusión al día durante 3 días consecutivos todas las semanas.

RECOMENDACIONES GENERALES

  • Evitar el estrés tanto como sea posible. Un medio para controlarlo consiste en aprender técnicas de relajación y visualización, ya que pueden ayudar a bajar la tensión arterial cuando la enfermedad tiene motivos psíquicos o emocionales..
  • Dormir lo suficiente.
  • Limitar el consumo de alcohol a una o dos copas al día (preferiblemente vino rojo)
  • Cuidar el peso, ya que existen estudios que indican que las personas con sobrepeso tienen más probabilidades de sufrir de hipertensión.
  • Hacer ejercicios, pero no los isométricos. El ejercicio como caminar a paso rápido, andar en bicicleta y nadar ayudan a reducir la hipertensión. Sin embargo, se debe evitar los ejercicios isométricos como el levantamiento de pesas, que ocasionan una meteórica elevación temporal de la presión sanguínea.

Fuentes e Imagenes: misremediosnaturales.net