Solo necesitas 1 litro de leche, 1 yogurt y medio limón para preparar el mejor queso fresco.

El queso es un alimento que muchos de nosotros no puede resistirse a comer. Ya que es delicioso y bueno para todas las edades. Las propiedades del queso se integran por más de 15 nutrientes esenciales que te mantiene saludable; incluso, tiene proteínas de alta calidad, equivalentes a las de la carne.

Regularmente recurrimos al supermercado para comer un rico queso, pero en esta ocasión nosotros les daremos a conocer la receta con la cual van a poder aprender a preparar queso casero con un sabor único. ¡Descubre como!

Cómo preparar queso casero.

Ingredientes:

  • 1 litro de leche entera (si consiguieras leche fresca recién ordeñada, tanto mejor)
  • Jugo de medio limón.
  • 1 yogur natural.
  • 1 metro de gasa (la que se compra en la farmacia).
  • 1 olla.
  • 1 molde de 12 cm.

Método de preparación:

– Calentar la leche durante 15 minutos pero sin dejar que hierva.

– Añade una a una las cucharadas de yogur revolviendo cada vez para que se disuelva hasta incorporarlo por completo.

– Agrega el jugo de limón y sigue mezclando.

– A esta altura la leche ya se habrá cortado pero seguirás revolviendo con una cuchara de madera durante 40 minutos aproximadamente.

– Retira del fuego, deja enfriar y vierte la preparación en una olla o en otro recipiente colando a través de la gasa.

– De esta manera vas a separar el suero del queso. Intenta aplicar presión para que escurra todo el líquido.

– En este momento puedes agregar los condimentos que quieras para darle el gusto deseado a tu queso y a continuación vuelve a pasar a través de la gasa para seguir retirando el exceso de suero.

– También puedes aplicar peso sobre el queso que colocarás dentro de un recipiente para que ayude a escurrir el líquido que aún haya quedado. Mientras debe permanecer refrigerado.

– ¡Ya está casi listo! Retira, ajusta el condimento y coloca en un molde sobre el que también puedes aplicar peso para darle consistencia.

– Mantén refrigerado por 8 horas antes de consumir.

Ya tienes tu queso listo para compartir en familia o con amigos.

5 Propiedades del queso.

  1. Reduce las enfermedades crónicas: Es rico en ácido linoleico conjugado (CLA) y en los esfingolípidos, componentes de la leche grasa que ayudan a reducir el riesgo de cáncer y padecimientos del corazón.
  2. Mejora tu sistema cardiovascular y reproductivo: Su grasa actúa como combustible para satisfacer las necesidades de energía del cuerpo. Además, los ácidos grasos como el linolénico (Omega-3) y linoleico (Omega-6) son esenciales para el crecimiento y beneficioso para los sistemas cardiovascular, reproductivo, inmunológico y nervioso.
  3. Favorece el crecimiento celular: Gracias a sus vitaminas A y D ayuda a mejorar la visión y el sistema inmunológico.
  4. Te llena de minerales esenciales: El calcio y el fósforo que te aporta contribuye al crecimiento y la fortaleza de los huesos y dientes. Es importante consumir productos lácteos a lo largo de su vida para mantener una buena densidad ósea y prevenir la osteoporosis.
  5. Útil para los intolerantes a la lactosa: No contienen grandes cantidades de esta enzima, por lo que todas las personas pueden consumirlo sin problemas.

Así que de ahora en adelante tu familia siempre podrá disfrutar de un rico y delicioso queso casero. ¡COMPARTE!