No te atrevas a comprar ajo o jengibre sin antes ver esto, seria muy negligente de tu parte.

Tanto el jengibre como el ajo son dos productos indispensables en nuestra cocina. Ambos son ampliamente usados por todo el mundo por sus muchas propiedades. Y es que indiscutiblemente, una comida sin ajo, es una comida que no tendrá ese sabor que tanto nos gusta.

Por otro lado, algunos usan el jengibre para condimentar sus comidas y darle ese toque picantico que tanto nos agrada. Por eso, te enseñaremos a cultivar estos dos ingredientes en tu propia casa.

¿CÓMO CULTIVAR EL JENGIBRE?

Antes de saber cómo cultivar esta planta, es necesario que la entendamos un poco mejor. Algunos suelen confundir el jengibre con una raíz. Sin embargo, dicho ingrediente no es una raíz, sino un rizoma. En otras palabras, es una especie de tallo subterráneo que echa sus raíces por encima de la línea del suelo mientras presenta brotes.

Esta es la razón por la que cultivar el Jengibre es tan sencillo, y lo podemos hacer en casa y sin jardín. Para ello necesitamos un trozo de jengibre que presente brotes o esté a punto de brotar. Muchos comerciantes le quitan los brotes para que parezcan más frescos. Por eso, necesitarás hacer una búsqueda minuciosa para encontrar uno con brote en el supermercado.

Esta planta requiere de muy poca atención para lograr desarrollarse y crecer. Como es una planta tropical, disfruta mucho de la humedad y las temperaturas cálidas. Lo único que necesitas es hacer que se sienta “como en casa” y lo verás crecer.

PASO A PASO

El primer paso consiste en buscar un tallo que tenga brotes. Luego, debemos recortar la zona con el brote, ya que esa es la que usaremos para hacer crecer la planta. Para sembrarlo, debes asegurarte que el rizoma esté mirando hacia arriba, para que pueda crecer.

Ahora, debes buscar una maceta con tierra de buena calidad y que tenga muchos nutrientes. Algo muy importante es evitar que esta se seque, pues al jengibre le gusta la humedad. También debes asegurarte que le dé mucho el sol para mantener la tierra cálida.

Pero si vives lejos de la línea del ecuador, no debes preocuparte. La cocina o los baños son el lugar ideal para que estas plantas crezcan. Luego de 10 cortos meses, ya estarás cosechando jengibre de tu propia planta. Recuerda guardar los rizomas para que puedas sembrarla nuevamente. Asegúrate de guardar el jengibre cosechado en un cajón fresco y seco.

¿CÓMO COSECHAR AJO?

Aunque el ajo no tiene su propio rizoma, es muy fácil plantarlo y cosecharlo en casa. Para cultivarlo, lo único que necesitaremos es mucha paciencia. El ajo tiene la capacidad de hacer crecer su propio brote verde de manera inevitable. Al igual que el jengibre, cuando los brotes comienzan a salir, se los retiran para que parezcan más frescos.

PASO A PASO

Para comenzar, debes escoger el diente que tenga el mayor brote. Ahora, lo colocarás sobre la tierra, a 3 pulgadas de profundidad. Recuerda que la tierra debe permanecer húmeda la mayor cantidad de tiempo posible. Sin embargo, debes tener cuidado de no pasarte, pues el exceso de agua puede pudrir el ajo.

El mejor momento para cultivar el ajo es alrededor del mes de octubre. Si lo siembras en ese tiempo, ya para el verano podrás cosechar ajo en tu propia casa. Después de cosecharlo, guárdalo en un lugar oscuro y fresco, para que no coja moho. Los mismos tiene la capacidad de durar en buen estado hasta 4 meses.

De esta manera tan sencilla puedes cultivar ajo y jengibre en tu propio hogar sin complicaciones. Si decides poner en práctica estas sugerencias, no solo te ahorrarás un montón de dinero, sino que podrás cuidar la salud de tu familia, con productos frescos y saludables. Prueba estos sencillos trucos y coméntanos cómo te fue.

Recuerda compartir este artículo en tus redes sociales con todos tus contactos.