Mientras esperaba su novia en el altar se dio cuenta de algo que ella hizo y rompió en llanto

Jaquie Goncher era una joven llena de energías y ganas de explorar el mundo como toda joven. No obstante, la vida le dio un golpe muy duro a la edad de tan solo 17 años. La muchacha sufrió un trágico accidente mientras se bañaba en la piscina de la casa de un amigo.

En uno de los chapuzones, se dio con la pared de la piscina y se rompió el cuello. Producto de este accidente, la muchacha quedó paralizada del cuello para abajo. Este sin duda fue un golpe muy duro para la muchacha con tan poca edad.

En especial, fue muy difícil aceptar que los médicos le dijeran que no podría volver a caminar jamás. No obstante, Jaquie es una luchadora y no permitió que ni siquiera eso le robara su esperanza.

Ella les expresó a sus familiares que quería comenzar a recibir terapia de rehabilitación. Sus familiares accedieron, y ella trabajó muy duro para seguir las instrucciones al pie de la letra. Luego de 6 meses de duro trabajo, y desafiando todo diagnóstico médico, la joven logró pararse nuevamente.

No podía negarse a la realidad.

Sin embargo, no podía segarse a la realidad: su espina dorsal estaba muy dañada. Por tal razón, solo podía permanecer de pie por alrededor de 30 minutos. Lo peor de todo es que, con el paso de los años, su situación iba en picada. De ahí que se viera obligada a utilizar una silla de ruedas para poder desplazarse.

No obstante, ni siquiera bajo estas circunstancias ella se daría por vencida. Ella estaba decidida a volver a caminar, a pesar de que los médicos no le dieran esperanza. Pero su fuerza de voluntad se hizo todavía más fuerte cuando se comprometió con Andy. Luego de conocerlo, se puso una nueva meta: Caminar hasta el corredor del altar el día de la boda. Pero no solo eso, sino que se dispuso a permanecer de pie durante la ceremonia completa.

Pero este plan era algo secreto, algo que pocas personas conocían. Para conseguir lograr su objetivo, pasaba largas horas en el gimnasio todos los días a fin de fortalecer sus músculos. Aunque le costaba mucho trabajo, no estaba dispuesta a tirar la toalla. Cuanto más le dolía, más se esforzaba, pues sabía que valía la pena.

Por fin llegó el día de la boda y, la joven llegó como era de esperarse, en su silla de ruedas. No obstante, al llegar a la puerta de la iglesia, dejó a todos sorprendidos y sin aliento. Ella reunió todas sus fuerzas para levantarse de su silla de ruedas y empezar a caminar hacia el altar. De más está decir que todos los presentes se volvieron un valle de lágrimas al ver la escena.

La joven quiere hacer algo más.

Aquella joven se había hecho una promesa a ella misma y la estaba cumpliendo. Tal y como lo había planeado, se mantuvo de pie durante toda la ceremonia. Sentía una felicidad que irradiaba todo el auditorio y se hacía notar. Pero eso no es todo.

Jaquie no solo pudo caminar hasta el altar y mantenerse de pie durante toda la ceremonia. Ella fue un poco más lejos y se dispuso a bailar con su ahora esposo, Andy. Ella dijo al Huffingrton Post: “Quería que las fotografías de la boda mostraran el largo viaje que había emprendido”.

Este momento fue tan inspirador, que no solo las lentes de la cámara lo capturaron. Mas que eso, muchos artistas se inspiraron e hicieron una representación en pintura de la escena.

La joven mujer solo tiene una cosa que decir sobre su esposo y amigo, Andy. Ella dice: “Él creyó en mí y en mis metas todo el tiempo. Siempre estuvo a mi lado sin importar lo que pasara”.

Sin duda, este fue un momento muy memorable para ambos y ¡Qué pareja tan adorable! A continuación, te dejaremos un video para puedas ver lo que sucedió aquel día.

Sin duda, lo que esta joven hizo demuestra que cuando se tiene fuerza de voluntad, cualquier cosa es posible. Su ejemplo nos enseña a nunca rendirnos ni abandonar nuestros sueños. Lo único que necesitamos es tener fe en nosotros mismos y nunca perder las esperanzas. No lo pienses 2 veces para compartir esta historia, de seguro que inspira a alguien a no rendirse.